20 de diciembre de 2014

El festín del perro II






Photo credit: Carlos Adampol / iW / CC BY-SA


El ruido no provenía de la puerta en sí, sino de la luz que se coló cuando ésta se abrió. Un ruido de luz que tras mi deshilachado antifaz iluminaba en rojo el horizonte limitado que podía ver. Luego unas voces: ¡Toma, córtale con estas tijeras la ropa y déjalo en calzoncillos! De haberme podido resistir lo hubiera hecho, pero para qué. Pensé en las tijeras y me dejé hacer, no fuera a ser que por un movimiento desafortunado las puntas de acero... Cuando terminó de hacer su trabajo con algún que otro tirón molesto al quitarme las mangas y las perneras del vaquero lo anunció al otro tipo, que supongo que sería el que daba las órdenes. -Muy bien- dijo-, ahora sécalo bien y luego frota por su pellejo este saco de comida para perros hasta que su olor corporal desaparezca, hazlo con ahínco, y hazlo bien, ¿me oyes? No sé si lo hizo bien pero sí que lo hizo con ahínco. Secó mi piel con una especie de toalla que me pareció hecha de lija. Y luego ese olor y esa textura gelatinosa: Comida para perros. Olía igual que la que suelo comprar para Ruso. ¿Qué pretendían, soltar una jauría para que me devorase? No quería pensar en ello. Repetí mi mantra: Toni, Toni, Toni, mi nombre es... Me estoy poniendo realmente nervioso, me estoy asustando, haciéndome caquitas, quisiera llorar y mínimo entender porqué estoy en esta situación... Toni Álvarez Aguado. Toni, Toni... 

-Ya está bien, déjalo- dijo el que parecía llevar el mando-. ¡Entrad! El arrastrar de pasos y risas que me parecieron divertidas comenzaron a pervertir el ambiente del lugar donde me encontraba. ¿Quiénes eran estas personas? ¿Habían pagado acaso dinero por ver como algún animal devoraba en directo a un hombre? ¿Habrá gente que esté tan pa’llá? ¿Hasta dónde llega la perversión de los humanos? ¿En qué clases de seres infernales podemos devenir? ¿Por qué yo? -¡Traed a la bestia!- Ordenó una voz que hasta ahora no había escuchado. Y entonces escuché un jadeo familiar, cómo no iba a conocer la respiración de Ruso. Aunque puedan parecer todas iguales Ruso suele entrecortar su jadeo cada cuatro o cinco respiraciones con un autolametón muy sonoro. Ni que decir tiene la emoción y la alegría que me causó reconocerlo hasta que fríamente pensé en la posibilidad de que mi mejor amigo fuera quien me diera muerte a base de mordiscos. Ni en mis pensamientos más retorcidos había imaginado nunca esta posibilidad. ¡Pero qué horror, dios mío! Me puse a llorar mientras a mi alrededor una voz comenzó a abrir apuestas variadas: Dónde sería el primer mordisco, cuánto tiempo tardaría en matarme, cuánto de mí se comería antes de quedar saciado. Y otras cosas por el estilo. Los humanos deberíamos tener un sistema mental de autodestrucción para estos casos. De haberlo tenido, lo hubiera usado sin dudar. ¡Hale, borrando memoria, descomposición de mitocóndrias y desaceleración del pulso; el individuo Toni Álvarez Aguado está listo para su desconexión total! Pero no, no existe ese maná y tengo que seguir escuchando todas las opciones de apuestas: En cuánto tiempo le morderá los huevos, estará vivo cuando lo haga, se frenará el perro y no lo atacará... 

 -¡Se cierran apuestas!- Gritó el que parecía llevar el tema-, ¡Quitadle la venda de los ojos! 

Escuché cómo se acercaban y no pude contenerme, me cagué literalmente del pavor que sentía. Noté cómo me deshacían el nudo y cómo al caer la venda todo seguía a oscuras... Podría decir que en ese momento se me pasó mi vida por delante pero qué va, lo único que pensé fue en que Ruso me reconocería a pesar de este tufo a su comida preferida y decidí mantener los ojos abiertos para mirarlo por si acaso nos encontrábamos en ellos. Se encendieron unas luces, vi un montón de siluetas borrosas que poco a poco se fueron haciendo más nítidas al tiempo que reconocía la canción que entre todos cantaban. Sí, era mi cumpleaños. ¡Qué hijos de puta mis colegas! ¡Qué hijos de puta!